Su padre lo golpeó casi hasta la muerte. Pero 70 años después, un vecino hace un descubrimiento impresionante!!

En este mundo hay personas que se echan a morir por el más mínimo problema y otras que luchan hasta el cansancio por hacer lo que aman. Este último es el caso de Norman Malone, un caballero de 78 años de Chicago, Estados Unidos.

A la edad de 5 años, Norman descubrió su gran pasión: el piano. Ya a los 10 años, en 1948, tocaba relativamente bien y pensaba en convertirse en un profesional. Sin embargo, todos sus sueños acabarían bajo tierra una terrible noche…

Su padre era un hombre extremadamente violento, que golpeaba recurrentemente a su esposa e hijos. A petición de su madre, Norman debía quedarse despierto cada día hasta tarde, para que así pudiera defender a la familia de los ataques de locura de su padre.

Sin embargo, nuestro pequeño solo tenía 10 años y, una fatídica noche, no aguantó el sueño y se quedó dormido. Lo siguiente que recuerda es estar junto a sus dos hermanos en el hospital, semi paralizado. Su padre los había golpeado con un martillo, dejando a Norman paralizado de su lado derecho.

A pesar de los meses que pasó en hospital y los años de terapia, la movilidad de su mano derecha nunca fue igual: ya no podía tocar el piano con ella. A pesar de ello, Norman nunca dejó de practicar con su mano izquierda, aunque siempre sintiéndose torpe e incapaz de hacer todo lo que las partituras exigían.

Entonces fue cuando descubrió que existían composiciones hechas específicamente para ser tocadas solo con la mano izquierda. Desde ese entonces, Norman practicó las difíciles piezas día a día, pero siempre en la soledad y aislamiento de su hogar.

Aunque trabajó durante 30 años como director coral, nunca nadie fuera de su familia supo del gran talento que este abuelito tenía. Hasta que un vecino, que escuchaba constantemente a Norman practicar, contactó a un periódico y arregló un concierto.

El primer concierto de Norman Malone, a sus 78 años, tuvo lugar en una sala repleta de gente. Cuando comenzó a tocar, todos quedaron boquiabiertos: ¡no podían creer que fuera un músico tan increíble! Todos los presentes lo aplaudieron de pie. 

Tras 70 años en la oscuridad, este increíble pianista fue capaz de cumplir su sueño para demostrarnos que todo es posible. Como dijo su hijo: “Si amas algo, vas a encontrar una forma. Aunque se te acabe el aliento, vas a encontrar una forma”. Tan solo basta mirar la cara de emoción de Norman para entender por qué vale la pena:

Mira el conmovedor video de su historia a continuación (en inglés): 

Add Comment