Las madres “insoportables” forman hombres y mujeres de éxito… por esta simple razón.

Si eres de esas personas que fue o está  siendo criado por una madre estricta, seguramente sentirás que sus reglas te desesperan.
Es muy común que los hijos consideren las órdenes y restricciones de sus madres un mero capricho sin sentido, destinados a simplemente fastidiarles la vida.
Sin embargo, estudios recientes han demostrado la influencia que este tipo de crianza tiene en el futuro profesional y económico de estos hijos. Sigue leyendo, probablemente tengas que agradecerle a tu madre por todos tus logros.

Ser exitoso gracias a tu madre.

De adulto, se deben agradecer todos los regaños o incluso las nalgadas de la madre, pues estos castigos contribuyen a convertirse en quien eres.
A pesar de que la creencia actual se inclina a la idea de que los regaños y castigos producen traumas en los niños, lo cierto es que tu madre solo te está protegiendo de hacer cosas que te pueden hacer daño.
Una madre fastidiosa y exigente solo te está preparando para ser capaz de perseguir tus metas, no rendirte y ser una persona de bien.
Una investigación reciente realizada en la Universidad de Essex (Inglaterra), ha demostrado que los hijos de madres exigentes y controladoras, tienen más posibilidad de convertirse en personas exitosas al llegar a la edad adulta.
El estudio se realizó comparando a hijos de este tipo de madres con los de mujeres permisivas y con tendencia a ser más consentidoras.
¿A qué se debe esto? Pues a que tu exigente madre te enseñó cómo enfrentar las adversidades y dar lo mejor de ti.

El estudió se realizó en una población de 15.500 niñas, con edades alrededor de los 13 y 14 años, realizando el monitoreo entre 2004 y 2010.

¿Cuáles fueron los resultados? Que las hijas de madres más estrictas conseguían entrar a la universidad y ganaban sueldos más altos.

Además, se disminuyó la posibilidad de embarazo precoz en este tipo de población, gracias a las estrictas normas.

En el caso de los hombres, los alejó del consumo de drogas y la mala conducta.

Si tienes una madre asfixiante, entonces debes estar agradecido de los buenos efectos que su crianza han tenido en tu vida.

Add Comment